Inicio / Artículos relacionados / FINANZAS Y ESPIRITUALIDAD CoopHalal, una cooperativa islámica

FINANZAS Y ESPIRITUALIDAD CoopHalal, una cooperativa islámica

Najia Lotfi es economista y tiene un currículo espectacular. La conocimos recientemente en la presentación al público y a los medios de CoopHalal, una cooperativa que funciona bajo los preceptos espirituales del islam. Es decir, nada de usura, ni de economía especulativa. O sea, una eco-nomía real que quiere repartir la riqueza equitativamente.  Algo que, efectivamente, nos interesa mucho, pues las principales agresiones a la Naturaleza y a las sociedades humanas no tendrían efectividad en un mundo sin usura y sin especulación.


​En estos momentos en que tantos ecoemprendedores buscan fórmulas de financiación alternativas a la banca convencional, pensamos que esta entrevista puede resultar más que interesante tanto para empresarios “verdes” como para inversores. Digamos que CoopHalal es algo paralelo a los conocidos bancos éticos, pero va mucho más allá, pues no trabaja ni con usura ni con especulación.
La presentación de CoopHalal al público y a los medios suscitó un lleno hasta la bandera en la sede de Foment del Treball de Barcelona donde se llevó a cabo, el pasado mes de junio. Cada vez más personas aspiran a vivir lejos de las leyes de la usura y de la economía especulativa, cuyas consecuencias sociales y medioambientales son a todas luces extraordinariamente destructivas y depredadoras. Resulta curioso observar cómo ni siquiera la izquierda anticapitalista se ha planteado nunca abolir la usura, habida cuenta de todos sus males asociados. Hay que recordar que el préstamo con interés (“riba”, en árabe clásico) ha estado siempre prohibido en todas las sociedades de carácter tradicional. Jesús ya echó a los usureros y especuladores del templo. El Tao, los Vedas… también prohibieron la usura…

FINANZAS ISLÁMICAS
-¿Qué son las finanzas islámicas?
-Son unas prácticas financieras de la economía islámica basadas en las fuentes de la Sharia o ley islámica (Qur’an -el libro revelado-, la Sunnah –hechos, dichos y prácticas del profeta Muhámmad, s.a.w.s., recogidas por una cadena de custodia que se remonta a los primeros tiempos del islam-, Iyma´a –consenso de los sabios- y Qiyas –lo que es analogía: si el vino es ilícito, por analogía lo alcohólico y lo embriagante también lo es-).
Las finanzas islámicas se basan en unos principios fundamentales que son:
1) La prohibición del préstamo con interés (“riba”), ya que fomenta la injusticia y las desigualdades en la sociedad a través de la creación de la riqueza ficticia solo por el transcurso del tiempo que no refleja el volumen de lo prestado ni sirve a la economía real.
2) La prohibición del Gharar y la especulación (el dinero debe recuperar su función principal, que es la de un intermediario de intercambio entre bienes pero no una mercancía en sí misma que se compra y se vende). Esta economía irreal promociona el engaño y lo ficticio.
3). Prohibición de la producción o financiación de los sectores que ponen en peligro al ser humano, su salud, y/o su entorno (como el alcohol, el tabaco, industrias que perjudican al medio ambiente, pesticidas, productos tóxicos, etc.).
4) La materialización de las transacciones financieras (que haya por el medio de la transacción financiera un bien tangible de la economía real).
5). La repartición de los resultados finales entre los participantes en los proyectos proporcionalmente a la aportación de cada uno de ellos.

-¿Cuál es la experiencia de las finanzas islámicas en España?
-Teniendo como ejemplo la experiencia de la mayoría de los países europeos, sobre todo con las finanzas islámicas, en España hemos creado la primera institución (Centro de Estudios e Investigación en Economía y Finanzas Islámicas, CEIEFI) para promover y promocionar este tipo de finanzas con el fin de instalar o facilitar la entrada de las instituciones financieras islámicas en el mercado español… Esto beneficiaría no solo a la economía española con la liquidez que pueden proporcionar estos bancos islámicos, en particular de Oriente Medio, sino también a la sociedad y las personas debido a la ética y la responsabilidad social que fomentan este tipo de instituciones. Dentro de este contexto, desde CEIEFI estamos trabajando en varias comisiones; ente ellas: la Comisión de Microfinanzas que ha dado a luz la creación de la primera institución financiera islámica en España (Cooperativa de Servicios Financieros Islámicos, CoopHalal); la Comisión de Desarrollo de Negocios (trabaja para grandes proyectos a nivel macro); la Comisión Jurídico-fiscal, presidida por el bufete de abogados Roca Junyent, que está trabajando en la elaboración de una propuesta de adaptación de algunos artículos en la ley jurídico fiscal nacional para permitir la entrada de bancos islámicos en España; la Comisión de Estudios e Investigaciones; la Comisión de Coordinación Académica y la Comisión de Comunicación. Además de la creación de un consejo de asesores externos que nos apoyan en el proyecto de las finanzas islámicas para España en general. En  tan solo dos años de trabajo de sensibilización y promoción, el centro ya está procediendo a la creación de instituciones que pueden operar dentro de la ley española y según los principios islámicos como son la CoopHalal, el primer seguro islámico (Takaful), etc.

SERVICIOS FINANCIEROS ISLÁMICOS
-¿Cómo funciona la CoopHalal?
-CoopHalal es una cooperativa de servicios financieros islámicos que hará algunas de las operaciones similares a las que se practican en los bancos islámicos. Es una intermediación entre los ahorradores que tienen fondos y los quieren invertir según los principios islámicos… y los emprendedores que tienen proyectos y que quieren poder financiar sus negocios. La cooperativa hará de intermediario entre estas dos partes, cobra por la gestión, el seguimiento y las auditorías de los proyectos. Los resultados finales de los proyectos se reparten entre los cooperativistas (socios). Cada proyecto que se presenta a la cooperativa pasa primero por la comisión Sharia, que estudiará su conformidad con los principios islámicos. Una vez aprobado, pasa por el comité técnico, que evaluará su viabilidad económica, antes de que se apruebe su financiación si es viable y conforme con la Sharia. Los proyectos, en su mayoría, finalizarán con compra, es decir en un proyecto financiado, El emprendedor reparte los beneficios netos periódicos con la cooperativa y devuelve una cuota del capital “prestado” durante un periodo hasta que devuelva todo el capital. Entonces deja de repartir los beneficios y se queda con su negocio en su propiedad. En este caso el emprendedor se queda con su negocio más los beneficios que ha ido generando durante el periodo determinado. El capitalista recupera su capital más los beneficios que se han ido generando durante este mismo periodo.

-¿Quién puede ser socio de la CoopHalal?
-Cualquier persona física o jurídica puede hacerse socia de CoopHalal aportando una cuota única de 300€ (más 50 de gastos de estructura) en el caso de la persona física, y de 500€ (más 50 de gastos de estructura) en el caso de una entidad o empresa. Luego, cualquiera de estos cooperativistas puede aportar más fondos de forma voluntaria para ponerlos al servicio de la cooperativa, que se encarga de invertirlos en proyectos viables y halal (lícitos según la Sharia). Al final del año se mantiene una asamblea general abierta a todos los socios de la cooperativa donde se exponen las cuentas con total transparencia y se reparten los beneficios proporcionalmente a la aportación de cada uno de ellos.

LOS REQUISITOS         
-¿Cuáles son los requisitos fundamentales a cumplir para un emprendedor que quiera que financiéis un determinado proyecto?
Los requisitos que hay que cumplir  son… que sea un proyecto halal (conforme a la Sharia) y viable económicamente. El emprendedor tiene que ser una persona responsable y sin antecedentes de demora, fraude, etc. Y que acepte los criterios del funcionamiento de la cooperativa.

-¿Qué garantías se dan a los inversores en la cooperativa?
-Primero de todo, hay que decir que la cooperativa funciona dentro de la ley española, asumiendo toda su responsabilidad como entidad española y los fondos están en una cuenta bancaria española por obligación de la ley. Segundo, CoopHalal se gestiona a través de un Consejo Rector formado por personas físicas y jurídicas que dan la cara en todo momento. Tercero, un estudio de viabilidad estricto, tanto del proyecto como de la persona, evita cualquier posibilidad de pérdidas o demoras evitables, salvo circunstancias externas/extremas. En cuanto al seguimiento y las auditorías periódicas de los proyectos, los socios mismos tienen el derecho, por no decir la obligación, del seguimiento, dentro de lo posible, y de velar por la buena marcha de los proyectos. Por otra parte, CoopHalal está obligada a poner el 30% de los beneficios netos anuales en un Fondo de Garantía que sirve de rescate en caso de pérdidas, un Fondo de Reserva (15% del capital no se puede invertir) para dar respuesta a posible retiradas de capital, la contratación de un seguro que responde en caso de pérdida, y un Fondo de Formación (10% de los beneficios netos) para ayudar a los emprendedores que lo necesitan para formarse en sus ámbitos.

REQUISITOS MEDIOAMBIENTALES
-Habladnos de los requisitos medioambientales… ¿En qué medida sois estrictos en este asunto?
-Cualquier proyecto que se nos presenta tiene que cumplir con los requisitos internacionales de protección del medio ambiente. Son además cumplimientos con la Sharia que en todas sus fuentes nos menciona en varias ocasiones la importancia del entorno como ámbito donde viven las personas. Si se mantiene este entorno sano y protegido, por consiguiente, todos los componentes que lo forman (personas, animales, árboles, etc.) serían sanos y pueden cumplir con su responsabilidad de construcción del universo y preservación de la tierra como se contempla en el sagrado Qur’an. Así, pues, de ahí la importancia de la preservación del entorno y la protección del medio ambiente. Por todo ello, es un requisito imprescindible para CoopHalal que los proyectos a financiar por la cooperativa sean medioambientalmente respetuosos y sostenibles.

-¿Nos puedes hablar del zakat como “impuesto” espiritual, para purificar la economía de la persona creyente, y de cuál es su objetivo social…? ¿Y de cómo vosotros también tenéis un apartado en este sentido?
-El zakat, como bien sabemos dentro del islam, espiritualmente es una purificación de las personas y sobre todo de su economía y de sus propiedades en particular, aunque además económicamente es una herramienta obligatoria para lograr la justicia social y la igualdad de oportunidades entre los miembros de una sociedad. Se destina a personas que no tienen medios, niños, viudas, ancianos, etc. El zakat es del 2,5%, que se tiene que sacar de los beneficios del capital si se invierte, y del capital si no se invierte, con dos condiciones: que llegue este capital a un quórum del valor equivalente a 85 gramos de oro, y que pase un año teniéndolo. Dentro de CoopHalal, tenemos pensado crear este Fondo Zakat (2,5% de sus beneficios, si lo aprueban los socios), que servirá a personas necesitadas o en riesgo de exclusión de la sociedad. Pero también, más adelante, si nos va bien dentro de CoopHalal,  la idea es de ampliarlo y crear un Fondo Zakat independiente a nivel de España que se autogestiona independientemente de cualquier institución, donde los musulmanes pueden aportar su zakat y los no musulmanes puedan aportar sus limosnas a favor de las personas necesitadas de la sociedad.

LOS PRIMEROS MESES
-La cooperativa ha nacido en mayo de 2015. ¿Cómo están siendo estos primeros meses? ¿Qué futuro a corto plazo prevéis?
-E
n principio, la cooperativa nació en octubre del 2014 en un seminario donde se celebró su asamblea general y se eligió su consejo rector; desde entonces hasta mayo de 2015 estábamos con los trámites administrativos para constituirla, y en junio de 2015 hemos hecho el acto de inauguración, ya teniendo el CIF como entidad ya constituida y que puede funcionar con total legalidad. Durante solo estos dos meses estamos teniendo bastantes solicitudes de adhesión, hemos conseguido ya más de 30 socios que han aportado sus fondos con los cuales ya estamos estudiando el primer proyecto para financiarlo y ponerlo en marcha en estos meses de verano, inchaa Allah. De hecho hemos tenido el primer encuentro de los socios de CoopHalal este 23 de julio donde se ha presentado este primer proyecto candidato a la financiación.

-¿Qué pasa cuando alguien no devuelve, porque no puede o porque el negocio se ha hundido, o porque ha fallecido, por lo que sea, el dinero que se le ha “prestado”, aunque, en realidad, habría que inventar en español un concepto para definir ese préstamo que no es préstamo?
-Exactamente. Es una participación. En nuestro caso es un contrato Mudarabah (es cuando uno entra con el capital, el otro con el trabajo… y se reparten los resultados). Hay otros contratos como la Musharakah (cuando las dos partes del contrato entran con capital y trabajo); la Murabaha (compra venta con margen de beneficio), etc. Existen más de 44 contratos financieros islámicos que usan los bancos islámicos y que reemplazan el único contrato de préstamos con interés que usan los bancos convencionales hasta el momento. Si uno no puede pagar sus obligaciones, se investiga. Si la demora no está intencionada y aún se puede rescatar, pues se le puede dar más tiempo y ofrecerle todas las herramientas posibles (formación, asesoramiento, ayudantes con experiencia, etc.) para ayudarle a que salga adelante con su proyecto. En el caso de que ya no se puede rescatar, él pierde su trabajo y los cooperativistas recuperan su capital del Fondo de Garantía y de todas las garantías citadas arriba. En el caso de que la quiebra está intencionada o por dejadez del emprendedor se ejecutan las garantías proporcionadas por él y se tome la vía judicial contra él.

OTRAS EXPERIENCIAS SIMILARES
-¿Podéis hablarnos de experiencias similares en UK, Francia, etc.? ¿Por qué España va a la cola en este asunto?
-El Reino Unido es el pionero en Europa en este tema. Se pusieron con el asunto desde los años 2000 y en 2004 ya tenían su primer banco islámico (IBB). Ahora ya son 6 bancos propiamente islámicos y más de una veintena de sucursales o ventanillas islámicas en bancos tradicionales ingleses. Francia también optó por varios cambios en la ley desde el 2008 para que puedan operar bancos islámicos en Francia, pero por motivos políticos se está retrasando esta entrada. Alemania ya tiene su primer banco islámico. Luxemburgo, Suiza y otros han experimentado otros productos financieros islámicos como los Sukuk (bonos islámicos), los seguros islámicos, etc. Sin hablar de los países como Malasia, la pionera  del sureste asiático en el tema. Y también tenemos los casos de Indonesia, Bangladesh… Oriente Medio, como bien se sabe, es el núcleo de las finanzas islámicas.

Pedro Burruezo